XI Jornada. Homeopatía: terapia o placebo

Ciencia con tapas Homeopatia

Que la homeopatía es un tema que genera interés y debate en la sociedad hoy día lo pudo comprobar cualquiera que en la tarde del 17 de junio se pasara por el centro comercial Fnac Bulevar de Alicante y viera el concurrido público que se congregó para escuchar a tres expertos invitados por el Instituto de Biología Molecular y Celular de la UMH a hablar del tema: Fernando Frías (Divulgador Científico), Jesús Rodríguez Marín (Catedrático de Psicología de la Salud) y José Francisco Horga (Catedrático de Farmacología).

Comenzó Frías hablando de los orígenes de la homeopatía, a finales del siglo XVIII, y de su fundador, Samuel Hahneman. Introdujo los principios básicos de la misma, destacando la conocida ley de las diluciones, basada en el “espíritu curativo de las sustancias”. Un momento destacado de su intervención fue cuando mostró a la audiencia la caja de un producto homeopático que está recomendado para la ansiedad. Sobre este producto indicó que los análisis de laboratorio han revelado que su composición es a base de lactosa y fructosa, y que por tanto, a su juicio tomar una de esas pastillas es como “comerse un caramelo”, cosa que hizo acto seguido.

Rodríguez Marín, como psicólogo, quiso centrarse en ofrecer explicaciones de por qué en algunas ocasiones sí funciona el tratamiento homeopático, lo que le llevó a explicar el efecto placebo. Un placebo no tiene ningún principio activo que aporte acción curativa alguna, explicó Marín, pero sí que tiene el efecto de disminuir la ansiedad y por tanto el stress del paciente, y eso puede tener unas consecuencias físicas reales, beneficiosas para la persona que sigue el tratamiento. Destacó que este fenómeno ya era conocido antes de la aparición de la homeopatía, como es el caso de la “curación por la fe”,  que no es algo milagroso sino fisiológico.

El tercer ponente, José Francisco Horga, comenzó con humor no exento de ironía, hablando del bálsamo de Fierabrás de El Quijote como ejemplo de fármaco “milagroso”. En un tono más serio quiso dejar bien claro como profesional de la medicina que sólo se administra un medicamento si es mejor que el placebo.

Como siempre, el público que durante las charlas había estado consumiendo una tapa y una bebida, tuvo su oportunidad de transmitir sus preguntas, comentarios y críticas a los ponentes, en uno de los debates más animados de la Ciencia con Tapas, que se alargó durante hora y media y que demuestra la demanda de información con base científica que existe por parte de la sociedad, particularmente en este tema de la Homeopatía.

Estén atentos a la próxima edición de Ciencia con Tapas, que será en el mes de septiembre.

(Luis Pérez García-Estañ)

[Facebook] [LinkedIn] [Twitter]
lunes, 9 de mayo de 2016